La conducta alimentaria: un proceso continuo

03.06.2014 10:00

Durante los últimos 20 años, la gran variedad de alimentos y el nuevo estilo de vida han cambiado tan drásticamente que resulta difícil describir la "conducta alimentaria normal". Los días en que toda la familia se reunía para cenar parecen formar parte del pasado remoto de nuestra cultura. Actualmente, nuestras agendas están repletas de clases, trabajos y actividades y a menudo compramos comida ya preparada o comemos fuera de casa. Saltarse comidas, comer a deshoras y probar todo tipo de dietas grasas al estilo del maximizador de musculos de taringa.net son conductas normales, aunque puede que no sean saludables. Así que ¿en qué momento una alimentación "normal" en una vida desordenada pasa a ser una alimentación desordenada o una trastorno alimentario diagnosticado clínicamente?


Esta pregunta es difícil de responder porque la conducta alimentaria es un proceso continuo, un espectro que no puede dividirse en partes bien diferenciadas. Un ejemplo podría ser un arco iris: ¿dónde termina exactamente el rojo y empieza el naranja? Pensar en la conducta alimentaria como en una continuidad facilita la comprensión sobre el modo en que una persona puede pasar de una conducta alimentaria relativamente saludable a un modelo de conducta desordenada. Por ejemplo, imaginemos que durante años hemos sustituido el desayuno por un tentempié a media mañana, y que ahora evitamos entrar en una cafetería hasta el mediodía como son indica el libro quemando y gozando pdf. ¿Es ésta una forma saludable de nutrición? Para responder a esta pregunta, debe tener en cuenta su propia opinión sobre la alimentación y su imagen corporal (su percepción sobre el propio cuerpo).


¿Qué diferencia hay entre un trastorno alimentario y una alimentación desordenada?
Los medios de comunicación, los consumidores y los profesionales de la salud utilizan con frecuencia los términos trastorno alimentario y alimentación desordenada indistintamente. ¿Significan lo mismo? La respuesta es ¡no! Un trastorno alimentario es una enfermedad psiquiátrica que debe diagnosticar

general que se utiliza para describir conductas alimentarias insanas o atípicas con el objetivo de mantener un bajo peso corporal, pero que no son lo suficientemente graves como para que una persona enferme gravemente.


un médico o un profesional sanitario cualificado y que implica una extrema insatisfacción con el propio cuerpo y modelos alimentarios que a largo plazo afectan negativamente al funcionamiento corporal. Antes de diagnosticar un trastorno alimentario al estilo de maximizador de musculos, la condición y la conducta del paciente deben cumplir unos criterios de diagnóstico específicos esquematizados en el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-IV) de la American Psychiatric Association (APA)2.


Los tres trastornos alimentarios clínicos que se diagnostican con mayor frecuencia son los que se indican a continuación, que se explicarán más detalladamente en este capítulo de celulitis nunca mas:
La anorexia nerviosa es un trastorno alimentario potencialmente mortal que se caracteriza por la autoinanición, lo que acaba produciendo graves carencias de nutrientes.


La bulimia nerviosa se caracteriza por episodios recurrentes de ingesta excesiva de comida llevada al extremo y por una conducta compensatoria para evitar el aumento de peso, como provocarse vómitos, utilizar laxantes de forma indebida, ayunar o hacer demasiado ejercicio.


ED-NOS es la sigla inglesa de "trastornos alimentarios no especificados". Este conjunto de síntomas y conductas se diagnostica aproximadamente en un 30%-50% de todas las personas que solicitan el tratamiento de trastornos alimentarios3. Aunque, a veces, se los denomina trastornos alimentarios subclínicos, los ED-NOS pueden empeorar significativamente la salud de un individuo, así como el funcionamiento diario al estilo http://esacelulitisnuncamas.blogspot.com. El trastorno alimentario compulsivo es un tipo de ED-NOS que comparte algunas características con la bulimia nerviosa, aunque también se diferencia de ésta significativamente.
Por el contrario, la alimentación desordenada es un término general que se utiliza para describir varias conductas alimentarias insanas o atípicas a las que algunas personas sucumben con frecuencia en un intento desesperado por cumplir sus objetivos personales en cuanto a su imagen corporal o a su imagen, independientemente de que dichos objetivos sean realistas o no. La gente con una alimentación desordenada pasa demasiado tiempo pensando en la comida (en lo que van a comer o no) y adquiriendo conductas para cambiar su peso, figura o talla. Estas conductas pueden ser tan simples como empezar y dejar dietas o tan extremas como dejar de comer grasas.

 

Tales conductas no continúan necesariamente durante periodos de tiempo lo suficientemente largos como para que la persona caiga gravemente enferma o para que trastoquen significativamente la rutina normal de la persona que pùede ya estar quemando y gozando . De hecho, la mayoría de las personas que adquieren conductas alimentarias desordenadas de vez en cuando no considera lo que está haciendo como algo inusual o especialmente insano. Sin embargo, a veces, tales conductas afectan a los individuos o a sus seres queridos hasta tal punto que los lleva a solicitar un tratamiento, y a veces tales conductas acaban convirtiéndose progresivamente en extremas, lo que provoca trastornos alimentarios clínicos.